La palabra TANTRA tiene muchos significados, entre otros: «aspecto más profundo y esencial», «el núcleo», «la realidad última», «la esencia».

El Tantra rojo te recuerda que cuando acariciamos a una persona o cuando la amamos, lo que hacernos es abrazar a la persona en su totalidad, acariciamos su energía, su ser.

Y es que el Tantra rojo no sólo se refiere al sexo, sino que te permite disfrutar de cada segundo de la vida haciendo uso de los sentidos, siendo portadores de todos los recursos necesarios para vivir en plenitud.

EL PRACTICANTE SENTIRÁ UNA EXPLOSIÓN DE TODOS LOS SENTIDOS, DEL PLACER Y ENTRARÁ EN NIRVANA

Si lo practicas con tu pareja, os ayudará a romper esas limitaciones impuestas por la sociedad, pero también se puede practicar sin tener pareja, y entonces podrás romper bloqueos, liberar karmas y prepararte para cuando llegue la persona indicada.

 

¿QUÉ ES EL SEXO TANTRICO?

El sexo tántrico forma parte de esta filosofía de vida llamada tantra que surgió en Oriente hace más de 4.000 años. La parte sexual es tan sólo una pequeña parte de ella. Tiene como fin disfrutar del placer en toda su esencia, prestando atención no sólo a los genitales, sino a todo el cuerpo en su conjunto.

Es realmente efectivo para parejas que perdieron la chispa de su relación, otras que quieren encontrar la pasión que un día se les quedó por el camino, o simplemente buscar un poco de morbo o de nuevas experiencias en sus relaciones. Por ello es más habitual que lo practiquen personas con cierta madurez en su vida, también en su parte sexual.

El objetivo es tener un buen equilibrio emocional para poder tener la energía sexual bien enfocada, que sea natural, que no tenga ataduras… O lo que es lo mismo, poder vivirla plenamente sin prejuicios, sin tabúes y sin miedos. Y así, disfrutar también libremente de todas tus relaciones sexuales. Tal como se afirma en el sexo tántrico, «vivir la sexualidad sin presiones, sin miedos ni prejuicios».

En general, sexo tántrico es potenciar los sentidos.

 

Entre los beneficios que aporta esta disciplina encontramos:

  • a NIVEL FÍSICO, para el tratamiento de enfermedades y bloqueos relacionados con el segundo chakra, por ejemplo:
  • Eyaculación precoz.
  • Impotencia, erecciones débiles.
  • Falta de libido (ganas de tener relaciones sexuales).
  • Ausencia de orgasmos.
  • Incontinencia urinaria.
  • Menstruaciones dolorosas.
  • Falta de energía.
  • Problemas de próstata.
  • Infertilidad.
  • Matriz anteriorizada / posteriorizada.

 

  • a NIVEL EMOCIONAL, para sanar temas como los siguientes:
  • Traumas del pasado (educación familiar o religiosa represiva, separaciones de pareja, complejos, falta de autoestima, sentimientos de culpa, violaciones, tocamientos, etc.).
    •       Dudas de identidad sexual.
    •       Estar cerrado al amor de pareja, a tener nuevas relaciones, ser muy dependiente, estar apegado a la independencia, etc.
    Es común que muy rápidamente sientas que:
    •       Te vuelves más amoroso, abierto a la vida y al amor.
    •       Recuperas o incrementas la pasión y la ilusión por la vida.
    •       Espiritualizas el acto sexual. Hacer el amor pasa de ser algo banal a ser algo sagrado, mágico, nuevo e ilimitado.