Cosas: » No te subas ahí arriba que te vas a a caer», «no juegues en el suelo que te vas a ensuciar la ropa», » no comas chucherías que te van a salir caries»…

Así toda nuestra vida hasta que nos hacemos adultos. Por eso mismo cuando nos vamos haciendo mayores y entramos en la fase de la adolescencia, la cual es muy compleja pero fascinante ya que te descubres a ti mismo en todos los aspectos y experimentas con tu cuerpo, pero el problema llega cuando quieres explorarte y no sabes tan siquiera lo que te estimula para querer hacerlo. ¿Porqué? Porque nunca nos enseñan nada de eso, nuestros padres nunca hablan con nosotros sobre sexualidad ya que piensan que es algo que debemos de aprender en el instituto con charlas que nos dan, las cuales hay una vez cada tres años o nos cuentan únicamente y sobre todo a los chicos «el como meterla».

Es importante informarse, buscar, interesarse y muchas veces las respuestas están en los libros y en este caso en las novelas eróticas.

Hay clásicos del erotismo literario que abordan el sexo en todo su esplendor, sin miedo a cruzar esa barrera invisible que separa lo sugerente de lo obsceno, el erotismo de la pornografía. Por ejemplo: «Fanny Hill: Memorias de una mujer de placer» de John Cleaned, que es una novela erótica que cuenta la historia de una joven campesina, llamada Fanny, que emigra a Londres tras quedarse huérfana. Allí acaba siendo prostituta y se ve envuelta en amoríos y desventuras, sin pausa y sin tregua. El propio escritor se propuso demostrar que era perfectamente posible escribir una novela basada en el sexo explícito sin necesidad de introducir el lenguaje obsceno. También «Dafnis y Cloe» de Longo, otra novela en la cual cuenta la historia de amor entre dos pastores muy jóvenes, la huérfana Cloe y el huérfano Dafnis que fueron abandonados al nacer y criados juntos entre rebaños y montañas. Tras un repaso por los primeros años de estos jóvenes, la obra cuenta como Cloe y Dafnis llegan a la pubertad y descubren juntos el amor y el sexo.

Estos son algunas novelas eróticas que te pueden enseñar como realmente es el sexo y no una simple charla que nos dieron en el instituto cuando teníamos dieciséis años.